Conquistando a Lindolfo

Rosalba Guzmán

Fuente: Reseña de Verónica Linares.Publicada en Suplemento Fondo Negro 1/3/2009

CONQUISTANDO A LINDOLFO

 

Rosalba Guzmán, reconocida autora boliviana de cuentos infantiles como El planeta multilenguado y La Revobulliprotesta, entre otros, logró ganar el concurso de cuento infantil 2008 Alfaguara con su simpatiquísima obra: Conquistando a Lindolfo.

Conquistando a Lindolfo es la historia de las peripecias y del ingenio que tiene que utilizar una ratona de biblioteca, Julia, para lograr escapar de “la hija de un padre de familia”, quien accidentalmente la descubre y se empecina por todos los medios en tratar de aniquilarla. Uno de estos medios, es obviamente un gato llamado Lindolfo. Julia, quien vivía muy tranquilamente comiendo y aprendiendo de los libros de la biblioteca contaba con la amistad de la bibliotecaria, Ernestina, quien hace todo lo posible para salvar a su “mascota”.

Desde el título del cuento, esta historia es atractiva, ágil, llena de humor y de guiños que la autora logra plasmar con mucha habilidad a través de su escritura, el lenguaje, el vocabulario y los personajes.

Es ya una característica en la escritura de Rosalba Guzmán, la utilización lúdica y musical del lenguaje. Ella transcribe literalmente las formas de hablar de los personajes, haciéndolo con mucho ingenio y humor:

“EstabaentreloslibrosdeliteraturainfantilytambiénestabadetrásdellibrodetragediasgriegasyestabasucolayErnestinamequiso…..” p.37;
–“Calma, calma, tranquila niña, tranquiiiiila tranquiiiiila. No te pongas así. ––-_¡Ustedlevaacreeraellaynoamíporqueyosoysólounaniña!¡BUUUUAAAA!…” p.40
–“Sí. ¿A quién hay que reventarrrr, pisarrrrrrr, aplastarrrrr, señor Drectorrrrrrrrrr?” p.47

Por otra parte, el tema mismo del cuento, el contexto y los personajes son muy ricos y atractivos para el joven lector. La historia transcurre en una biblioteca, y la autora logra proyectar la riqueza de la misma ya que siempre hace referencia a los libros y autores que en ella hay: podemos encontrar desde enciclopedias, hasta libros de filosofía, danza, libros sobre gatos, y por supuesto cuentos infantiles como El Principito.
Gracias a Julia, la ratona de biblioteca, logramos entrar en algunos cuentos y libros.

Los personajes, desde Julia la ratona, Ernestina la bibliotecaria, la “hija del padre de familia”, el padre de familia, el Director, los encargados de la limpieza, hasta el gato Lindolfo están muy bien caracterizados y todos, ya sea por su forma de hablar, por sus descripciones, sus nombres (El Chicle, el Chato, la Malona, la Flaquis) y sus reacciones, resultan o bien atractivos y simpáticos o bien antipáticos y despreciables, ambos elementos imprescindibles para lograr el conflicto y el nudo del cuento.

Finalmente, en este riquísimo cuento, es importante destacar todo lo que logra conquistar Julia a través de su ingenio, su sentido de la amistad, su conocimiento,  su danza y  su amor por los libros.

Es realmente alentador y muy satisfactorio el poder contar con un cuento nacional con tantas características positivas en todos sus aspectos. Me resta el felicitar a Rosalba por este cuento que hace honra a su puesto ganador y que estoy segura, podrá deleitar a todos sus lectores.